Volver más linda.

Volver más linda.

En este momento, la pandemia del Covid 19 nos ha puesto en jaque. Sin embargo, aquí estamos como mujeres valientes y valiosas que somos, afrontando las vicisitudes por nuestra familia y por nosotras mismas. ¿Que nos ha afectado?, ¡sin dudas! y en muchos aspectos, pero sabemos que este mal momento pasará y volveremos a empezar más renovadas y fortalecidas que nunca.

El impacto que ha provocado el aislamiento también toca nuestra imagen. Nuestra imagen somos nosotras, enteras. De aquel porte impecable para ir al trabajo, a la facultad, a un encuentro social o quizás romántico, pasamos a estar de entrecasa y vernos todo el día tal cual nos despertamos; no obstante, arreglarnos básicamente es también un acto consecutivo e innato de supervivencia y salud.  Lo bueno fue que estos meses sin dependencia cosmética (más que lo indispensable), nos sirvió no solamente para desintoxicar nuestra piel, cabello y uñas, sino para un encuentro muy cercano con nuestra naturalidad.  Aceptándonos y queriéndonos al desnudo, estamos mejor dispuestas para reinsertarnos socialmente.

Volver a pre-ocuparnos de nuestra imagen, ocuparnos de sentirnos bellas y libres, arregladas y perfumadas nos prepara emocional y psicológicamente como óptimas productoras en aquello que hagamos. Ser una mujer bonita y segura de sí misma abre un abanico infinito de realización personal.

Quisiera, desde lo que he aprendido y sigo aprendiendo sobre moda, estilo y autoestima de la mujer, brindarles toda la ayuda que sea posible.

Cuidar nuestro aspecto, definitivamente habla de la calidad de nuestro amor y agradecimiento a la vida.  Entonces, ¿te sumás para renovarte?

Amarte a ti misma es esencial para proyectar una buena imagen

Amarte a ti misma es esencial para proyectar una buena imagen

Ante tanta presión de la sociedad, medios de comunicación, redes sociales, etc., queriéndonos hacer creer que la belleza es tener una piel de porcelana, un cabello brilloso y un cuerpo con “medidas perfectas”, se nos hace cada vez más difícil poder aceptarnos tal cual somos, lo que afecta directamente a nuestra seguridad personal y nuestra autoestima.

En este mundo cada vez más competitivo, debemos ser conscientes de que la imagen sí importa. A la hora de buscar un mejor trabajo, hacer negocios, o interactuar con un nuevo círculo de amigos, o quizás buscar un nuevo amor, siempre tendrán más oportunidades las personas que proyecten una buena imagen.

Pero debemos entender que esto va más allá de nuestra apariencia física. Lo más importante es emitir un mensaje de seguridad personal, que a pesar de no poseer un cuerpo escultural, todos noten nuestra presencia. ¿Cómo logramos eso? Con una buena postura, pasos firmes, frente en alto, tono de voz adecuado y, por supuesto, una bella y auténtica sonrisa.

Pero ¿cómo lo hago si apenas puedo mirarme al espejo? Lo primero y principal es entender que todas las mujeres somos hermosas, sin importar las características físicas que cada una tenga.

Te animo a hacer las paces contigo misma, a perdonarte y a mirarte con nuevos ojos. Descubre tus puntos fuertes, anota en un papel al menos cinco características físicas tuyas que te agradan. Pégalo en un lugar visible y agradece por ello cada día. Mírate al espejo más seguido y sonríe.

Cuando logres aceptarte y amarte de verdad, romperás las barreras y ya no habrá límites para alcanzar todos tus sueños. Solo depende de ti. ¡Empieza hoy!